Asociación Civil Creciendo

Cumbre en Defensa en América Latina

FADEPOF recibió la invitación para ser parte de una  Jornada  organizada por el equipo regional de Pfizer, la “Cumbre en Defensa de América Latina”
La misma tuvo lugar en la ciudad de Panamá (Panamá), los días 6 y 7 de Octubre y contó con la presencia de ONGs de varios países de Latinoamérica. (México, Costa Rica, Honduras, Panamá, Ecuador, Colombia, Brasil, Chile, Argentina, Perú)  y en representación de Fadepof concurrió Inés Castellano (como miembro de su Comisión Directiva)
Durante el primer día, la actividad fue muy específica y estuvo destinada a las Asociaciones de Pacientes de Artritis Reumatoidea del continente, que estaban presentes, y  la Jornada del día 7 estuvo dedicada a Productos Biotecnológicos y fue abierta a otras organizaciones de pacientes.
Es probable que no todos ustedes sepan, pero la Hormona de Crecimiento que se aplica a nuestros niños, es un producto biotecnológico.
Es producido a partir de células vivas. (Ej más cercanos a nosotros de fabricaciones a partir de células vivas son: la fabricación de cerveza, vino, yogurt.)
Los medicamentos biotecnológicos son aquellos cuya sustancia activa es producida por un organismo vivo y es extraída, purificada y modificada mediante procesos tecnológicos. Se diferencian de los medicamentos químicos por sus estructuras complejas,  de gran peso molecular y su producción a través de reacciones biológicas.
Desde su introducción en los años 80, han revolucionado el tratamiento de diversas enfermedades como cáncer, diabetes, enfermedades autoinmunitarias, esclerosis múltiple, problemas de crecimiento (por dar solo algunos ejemplos)
Los biotecnológicos usan información genética y tecnologías especiales para que las células actúen como fábrica de sustancias para luego convertirlas en medicamentos. Se utilizan técnicas biotecnológicas, que modifican los organismos vivos para producir un producto o realizar una función
 
La diferencia con los medicamentos habituales (MEDICAMENTO O FÁRMACO QUÍMICO) es que estos se producen a partir de la combinación de ingredientes químicos, son estructuras más simples y con características definidas.
Un MEDICAMENTO GENÉRICO contiene el mismo ingrediente activo que uno de marca original y también es bioequivalente a este. Son idénticos en relación a la sustancia activa, dosis, potencia, vía de administración, seguridad, eficacia y uso. Y por lo tanto puede sustituir al original.
 
El proceso tan complejo de fabricación de los BIOLÓGICOS, y su alto costo pudo hacer que  su aplicación se haya visto limitada.
Con muchos productos biológicos con sus patentes vencidas, y otras próximas a vencer en un futuro, existe la posibilidad de ampliar el acceso a través de la disponibilidad de BIOSIMILARES.
Es una versión muy similar de un medicamento biológico ya aprobado, en términos de calidad, seguridad y eficacia comparables, que tiene que demostrar similaridad (a través de vías rigurosamente definidas) frente al producto de referencia.
Si se identifican diferencias relevantes en la calidad, o en los estudios clínicos o no clínicos, el producto no puede ser calificado como Biosimilar. Si no se hace un ejercicio de comparabilidad frente al producto de referencia, el producto final no debe llamarse Biosimilar.
Los Biosimilares se desarrollan con el fin de proporcionar productos alternativos y generalmente a un costo menor, para incrementar la disponibilidad.
 
Ante este panorama, es importante tener en cuenta que:
Todos los medicamentos deben regularse y aprobarse antes de estar disponibles para su comercialización.
La aprobación de los medicamentos químicos, genéricos, biológicos y biosimilares tienen un proceso de regulación diferente.
Los biosimilares NO son genéricos, y no pueden ser tratados como tales.
 
Los pacientes y familiares deben ser conscientes y manejar información básica sobre los medicamentos y qué significarán las implicancias de su creciente disponibilidad para ellos.  
Es importantísimo, asegurar el acceso a la medicación, si.
Pero resulta fundamental asegurar la eficacia, seguridad, pureza y comparabilidad.
Y respetar, cuando corresponde, el criterio de no intercambiabilidad.