Asociación Civil Creciendo

Compartimos con ustedes un poco de historia…

Las opiniones y/o artículos contenidos en esta página son a título informativo y no pueden reemplazar de ningún modo la consulta con su médico.

El 27 de julio de 1966, fecha de la que acaban de cumplirse 45 años, se administró por primera vez hormona de crecimiento humana a un chiquito argentino afectado de enanismo.
El esfuerzo que culminó con la producción de esta proteína indispensable para el desarrollo normal es una historia para el asombro. Exigió miles y miles de horas de trabajo, numerosas publicaciones en revistas científicas internacionales y un enorme talento para sortear obstáculos y encontrar la respuesta a problemas que todavía no se habían resuelto en ningún país del mundo.
Los protagonistas de esta verdadera epopeya fueron Alejandro Paladini, Juan Dellacha y José Santomé, que durante casi una década dilucidaron, primero, la estructura de la hormona de crecimiento bovina y luego obtuvieron la hormona humana, la analizaron para corroborar su actividad biológica, la liofilizaron y esterilizaron, antes de preparar las dosis que se aplicaban en forma subcutánea.
Desde el Centro de Estudio de Hormonas Hipofisarias (en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA), ellos trabajaron con los doctores Martín Cullen, César Bergadá y Juan Heinrich, encargados de seleccionar a los pacientes en el Servicio de Endocrinología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, y con José Manuel Domínguez, del Instituto Lanari.

La idea de obtener la hormona de hipófisis humanas surgió durante una reunión en que Dellacha, recién llegado de los Estados Unidos, se refirió a su trabajo con el doctor Martin Sonenberg

http://www.lanacion.com.ar/1394527-hormona-de-crecimiento-una-epopeya-argentina