Asociación Civil Creciendo

Informe de Talla baja

Dra Marta Ciaccio

Las opiniones y/o artículos contenidos en esta página son a título informativo y no pueden reemplazar de ningún modo la consulta con su médico.

La talla baja es una entidad que afecta al 3% de la población. Abarca entidades tan disímiles en gravedad, como variantes de la normalidad hasta tumores endocraneanos.De ahí la importancia de una detección precoz y la derivación para la consulta médica apropiada.

En nuestro país todavia la red de salud no funciona con la eficiencia deseada y hay un gran porcentaje de niños que pasado el año de vida no reciben controles pediátricos periódicos.

Por eso es muy importante desarrollar en las escuelas, dónde se cubriría un porcentaje alto de la población infantil un método de detección precoz de esta entidad.

Seria necesario volver a los controles sanitarios obligatorios donde todos los niños reciban al menos una consulta pediátrica anual, evaluando peso, talla, visión, audición y exámen físico completo además de controlar la aplicación de las vacunas obligatorias.

El crecimiento de un niño es uno de los mejores indicadores de salud ya que el ser un proceso dinámico, se modifica precozmente ante la mayoria de las patologías graves de la infancia. En consecuencia es muy importante evaluar junto con la talla la velocidad de crecimiento. Un niño puede tener talla normal pero no haber crecido adecuadamente en los últimos 6 meses, y esto es debido a una patología de reciente comienzo.

Ademas es importante evaluar la Talla en relación a su familia, ya que un niño en percentilo (Pc)3 es normal para padres en Pc3-10 pero probablemente no para padres en Pc 90-97.

Se define como talla baja, a la talla que esta por debajo de -2 Desvios Estándar del percentilo 50 para edad y sexo.

La mayoria de los niños con talla baja (80%), son variantes de lo normal es decir talla baja familiar, retardo constitucional del crecimiento y desarrollo o una combinación de ambos.

El diagnóstico de esta entidad generalmente requiere descartar las causas patológicas de talla baja. Entre las causas patológicas se halla el retraso de crecimiento intrauterino, de ellos el 20% de los niños no realizan recuperación post natal del crecimiento y actualmente se benefician de tratamiento con hormona de crecimiento, (HC) con buen resultado.

Otra causa es la desnutrición, esta puede ser primaria, por falta de aporte o secundaria a otras patologias por ejemplo, enfermedad celíaca, que en nuestro país tiene una incidencia de 1 en 100 niños y que muchas veces solo se manifiesta por un retraso de crecimiento.

Las infecciones recurrentes, que se dan en general en un contexto de pobreza, alimentación e higiene deficiente y conducen a inmunodeficiencias por deficit de vitaminas, minerales y proteinas y estas a su vez condicionan nuevas infecciones que terminan de cerrar un círculo vicioso de infección y malnutricion que pueden incluso detener el crecimiento.

Entre las infecciones hay que resaltar ultimamente la infección con el virus HIV que tambien se manifiesta, por infeccciones recurrentes y mal progreso de talla.

Las enfermedades crónicas no endocrinológicas, si son importantes condicionan un retraso de crecimiento, entre ellas, las enfermedades renales, respiratorias, metabólicas, reumatológicas, anemias (talasemia) y cardiopatias.

En la niña el sindrome de Turner, pérdida total o parcial del cromosoma X, es relativamente frecuente, 1 en 2500 recien nacidos femeninos y asocia talla baja, alteraciones ováricas, cardiopatías y malformaciones urinarias. Actualmente tambíen es pasible de tratarse con buen resultado con hormona de crecimiento.

La deficiencia de hormona de crecimiento tiene una incidencia dificil de establecer, recientemente, se ha reportado una incidencia de 1 en 3.500 niños.

Si bien hay causas congénitas y adquiridas de deficiencia de hormona de crecimiento, lo mas importante es que 20% de los deficit pueden ser orgánicos y dentro de ellos ser producidos por tumores endocraneanos que afectan la línea media cerebral. Por lo tanto es importante en todos los niños realizar controles de fondo de ojo y agudeza visual, ya que las manifestaciones oftalmológicas generalmente preceden al retraso en el crecimiento y desde ya medirlos para detectar la detención del crecimiento.

Otra causa endocrinológica, el hipotiroidismo, que cuando es adquirido, no afecta el desarrollo mental se manifiesta principalmente por retraso del crecimiento.

Ambas entidades (deficit de hormona de crecimiento e hipotiroidismo) tienen tratamiento, que restituye la talla a la normalidad. Siempre y cuando sean detectados y tratados precozmentemente.

Existen displasias esqueléticas y sindromes congénitos de presentación poco frecuente que tambien deben detectarse para dar tratamiento y asesoramiento genético correspondiente.

En resumen el crecimiento normal es resultado del buen funcionamiento de todos los sistemas del organismo.

Detectar una falla en el mismo obliga a buscar la causa. La falta de diagnóstico precoz puede hacer perder la oportunidad del tratamiento adecuado y llegar a no detectar algo tan grave como un tumor cerebral que puede producir ceguera y la pérdida de la vida de no mediar tratamiento adecuado.

Además la talla baja produce problemas graves de adaptación psicosocial, con fallas escolares y posteriormente dificultades para la inserción social y laboral adecuada.

Dra Marta Ciaccio
Endocrinóloga Infantil del Hospital de Pediatría "Juan P. Garraham