Asociación Civil Creciendo

Ser padre de un niño bajo

Dr. Brian Stabler, Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill

Las opiniones y/o artículos contenidos en esta página son a título informativo y no pueden reemplazar de ningún modo la consulta con su médico.

¿Qué puede hacer usted por su hijo bajo?

Preguntas para hacerle a su médico:

Problemas específicos / soluciones específicas:

Cargadas, tomadas de pelo y apodos

Este tipo de cosas son comunes entre los chicos en el colegio, particularmente en grados intermedios. Ciertos niños son elegidos para las cargadas por diferentes motivos: su estatura, el peso, el color de pelo, por usar aparatos de ortodoncia, por la forma de hablar, por su origen racial, o por muchos otros factores, ninguno de los cuales tiene algún sentido especial salvo el dejar al niño marcado de alguna forma. Lo primero que hay que recordar, es que detener esto es mucho más difícil que hacer entender a su niño porque le pasa esto y enseñarle a aceptar que algunas situaciones no se cambian fácilmente.

Lo que usted puede hacer es entrenar a su hijo para que sepa reaccionar ante las cargadas. La primera regla es que su hijo no se pelee o no se enoje ya que esto lo llevará a una situación aún peor y para un niño bajo puede ser una lección muy dolorosa.

Es mejor tener auto-control y tener algunas respuestas listas para los que cargan, por ejemplo: "Seré bajo pero también inteligente, ¿y vos?""Si, es verdad, pero al menos yo hago algo para resolver mi problema""¿Acaso no saben que la gente más baja come menos y usa menos aire que ustedes los grandes?". La idea es que no solo tengan una respuesta, sino que además agreguen algún comentario que haga sentir al burlador como que a el o ella no lo están molestando. Segundo, enséñele a su hijo la habilidad de autorregular el manejo de los sentimientos de daño y controlar su temperamento cuando son atacados de esa forma.

Muchos chicos pueden entender que respirar profundo y contar hasta diez calma la tensión y hace posible responder ante la discusión. Hacer algo positivo, como sonreír mientras uno se toma unos segundos para contestar, también puede hacer desaparecer situaciones tensas.

Practicar estas posibilidades en ejercicios de simulación ayudará a su niño a incrementar su sentido de dominio y finalmente su auto-imágen mejorará satisfactoriamente luego de haber salido airoso para poder manejar estas situaciones.

¿Cómo me manejo con la gente que se equivoca con la edad de mi hijo?

La gente tiende a juzgar un libro por su portada, es un hecho cotidiano. Así pasa con los niños también, cuando por su talla parecen más pequeños de lo que son.

Los niños bajos pueden parecer varios años menos de la edad que tienen. Esto no es un problema demasiado importante en los primeros años escolares. Pero puede transformarse en un dolor de cabeza en años superiores.

Gente adulta bien intencionada, puede hablarle a su hijo o hija de 12 años como si tuviera 7 u 8 años. Esto es Embarazoso y potencialmente problemático dado que puede sugerir que este niño o niña se está comportando de una manera inmadura. Las escuelas son en general sensibles si ustedes piden una reunión con el director o las maestras antes de empezar las clases para discutir las necesidades de que sus hijos sean tratados de acuerdo a su edad y no a su tamaño.

En estos casos, se debe enfatizar que en trabajos de prevención realizados por la maestra, para que temas como el trato entre compañeros sea de respeto, sin referirse específicamente a su hijo.

Otros adultos que deberían estar advertidos son los jefes de los scouts, miembros de la iglesia, vecinos y amigos, y a veces familiares más alejados. Enfaticen al resto de la gente de que traten a su hijo exactamente de la misma manera que tratan a otros chicos de la misma edad. Un mínimo de prevención aplicada todos los días evitará un gasto máximo en curación.

A veces puede pasar que un vecino o una persona en la calle comente sobre la discrepancia entre la edad y el tamaño de su hijo. Esto puede ser manejado diciendo algo como esto: "El / Ella tiene un problema hormonal que produce un crecimiento lento. Está recibiendo un tratamiento inyectable con hormona de crecimiento que lo ayudará a mejorar su crecimiento y hará que sea mas alto / alta. No es una enfermedad, es solo falta de hormona de crecimiento. Gracias por preguntar".

¿Qué hacer cuando aparece la "resistencia a la inyección?

Primero, hay que recordar que ésta no es una pelea que su hijo puede ganar. Éste tratamiento es lo suficientemente importante como para dejarlo caer por la borda.

Como padres, ustedes tienen la tarea de asegurar que vuestro hijo obtenga todos los tratamientos necesarios para su salud y el desarrollo normal. Después de todo, usted no dejaría un hijo suyo sin un antibiótico si tiene una infección o sin un antitérmico si tiene fiebre. Habiendo dejado claro esto, veamos algunas alternativas para encarar este tema:

Dr. Brian Stabler
Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill