Asociación Civil Creciendo

Agosto 2009   Una propuesta al aire libre

Cada taller se caracteriza por ser distinto al anterior; en algunas oportunidades la diferencia es por los temas que se abordan, otras veces por las familias que comparten esa tarde o simplemente por las situaciones que van surgiendo.
La reunión del mes de agosto encontró la diferencia porque fue en un lugar poco usual para este tipo de encuentros. Rodeados de hamacas, toboganes, areneros y niños en bicicletas; el taller se hizo en una plaza del barrio de Colegiales, cercana a “La escuela del árbol” (lugar de reunión habitual).
Los padres sentados al sol, compartieron con todos los papás y las psicólogas lo sucedido durante el mes anterior, mientras los chicos se repartieron en las distintas actividades que la tarde proponía.

              

               

Algunos optaron por quedarse en los juegos con el Profesor de Educación Física; otros prefirieron pintar con tizas de colores con la profesora de Plástica. Ya sea una u otra elección todos los chicos que participaron de este taller estaban emocionados y contentos. Sus sonrisas reflejaban la alegría que sentían de estar jugando con sus “amigos de Creciendo” en un ámbito completamente distinto al habitual.
Horas después, el sol comenzó a esconderse y el vientito del mes de Agosto comenzó a hacerse sentir. Este fue el momento justo para que los chicos tomaran la merienda junto a las psicólogas; y los padres continuaron con sus conversaciones mientras porciones de tortas y paquetes de galletitas iban y venían por las mesas de cemento de la plaza.

                

                
Sin importar los ruidos de los autos ni las frenadas de los colectivos, esa tarde fue mágica y se logró la adaptación tanto de grandes como de chicos en un espacio distinto al que se estaba acostumbrado. Los niños de Creciendo interactuaron con otros niños de la plaza (ajenos a la Asociación), sin dejar de sentir que pertenecían a un determinado grupo pero pudiendo compartir juegos y actividades.
El resultado fue positivo y se aprendió que el hombre (sin distinción la edad) es capaz de adaptarse a todas las situaciones, sin importar el lugar donde se encuentre, para poder disfrutar con otros, gratos momentos.