Segundas Jornadas de Crecimiento - Asociación Civil Creciendo

Segundas Jornadas de Crecimiento

En la ciudad de Rosario, exactamente en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de esa ciudad (CEMAR), durante el viernes 5 de septiembre de 2008 y media jornada del sábado 6, se desarrollaron las Segundas Jornadas de Crecimiento– implicancias médicas, jurídicas y psicológicas – en conjunto con las 14º Jornadas de Endocrinología Pediátrica del Litoral.

Hacé click aquí para descargar el resumen y las fotos en formato PowerPoint.

Recordamos que Creciendo organizó las Primeras Jornadas de Crecimiento en la Ciudad de Buenos Aires, en septiembre del 2007, en el marco de nuestro aniversario número 20 como institución.

Por otra parte, el Comité de Endocrinología Pediátrica, Crecimiento y Desarrollo de la S.A.P, Filial Paraná, y el Servicio de Endocrinología, Diabetes y Nutrición del Hospital San Roque de la misma ciudad entrerriana, desde hace tiempo desarrollan anualmente las Jornadas de Endocrinología Pediátrica del Litoral.

En esta oportunidad las Instituciones mencionadas y médicos especialistas en endocrinología infantil, de distintas ciudades de nuestro país, decidieron sumar sus esfuerzos y, en una gestión asociada, se logró constituir este espacio de encuentro, reflexión y debate.

Esta propuesta surgió como una iniciativa entre familiares y profesionales de la región.

Es por esto que en principio debemos agradecer a la familia Peloni y al Dr. Héctor Miglietta por acercar la iniciativa, y así también extender este agradecimiento a la Dra. Ángela Figueroa Sobrero por su colaboración y gestión en la asociación de los dos eventos, con el fin de sumar la perspectiva entrerriana en los problemas abordados.

Como en la anterior edición, hemos recibido el asesoramiento e invalorable aporte de las Dras. Ana Keselman y Marta Ciaccio- miembros de nuestra asesoría médica y del comité científico del presente evento-.

Ambas jornadas fueron inauguradas con una exposición de los objetivos del evento, la importancia del mismo, desarrollando una breve síntesis de la historia y la acción institucional y por supuesto, agradeciendo a todos quiénes contribuyeron a la realización de las Jornadas: médicos asesores, Comité Científico, secretaría de Salud Pública de Rosario y del Consejo Municipal de la Ciudad, además de los auspiciantes y colaboradores.

El primer día, las exposiciones de los prestigiosos endocrinólogos pediatras que nos acompañaron se dieron en el marco de una sala llena de médicos pediatras, nutricionistas, residentes de pediatría, estudiantes de medicina, psicólogos, etc. La convocatoria superó las expectativas y participaron del evento alrededor de 150 personas.

Durante el mediodía del sábado asistieron a escuchar las charlas médicas, la jurídica y a participar del taller psicoterapéutico, alrededor de 50 personas –en su mayoría familiares de niños afectados por temas de crecimiento y algunos docentes–, todas con muchas inquietudes en las distintas áreas abordadas en la temática de las Jornadas.

El aporte del área médica apuntó a que algunos de los más destacados profesionales que trabajan en esta problemática -desde los servicios de endocrinología pediátrica de los hospitales de niños más importantes del país- brinden información y divulguen los aspectos más relevantes de las patologías del crecimiento a otros profesionales -del ámbito de la salud y otras disciplinas- que trabajan en relación con niños.

Desde el ámbito jurídico y social se buscó  acercar información sobre los derechos de los pacientes y la vinculación de los mismos con programas sociales y de salud. Los profesionales del área legal y social de Creciendo trabajan cotidianamente en estos temas y se constituyeron en especialistas referentes de dicha problemática.

En cuanto a las implicancias psicológicas, el objetivo fue sensibilizar sobre las derivaciones psicosociales de las patologías del crecimiento, el trabajo sobre la contención de los afectados y sus familias y la integración del niño al ámbito social. El equipo terapéutico de la institución abordó este conjunto de temas con participación de otro profesional  invitado.

Tanto dentro del espacio destinado a los profesionales como a los familiares se dio un interesante intercambio e importantes reflexiones acerca del rol que debemos asumir en la prevención, promoción de salud y trabajo para mejorar la calidad de vida de los niños afectados. También fue destacado por los asistentes, el encuentro como lugar de intercambio de información en las tres dimensiones propuestas –médica, jurídica y psicológica–  y de difusión de la problemática para favorecer el acceso al diagnóstico  y  a un tratamiento adecuado.

Las intervenciones de los disertantes alertaron, además, sobre diferentes mitos y realidades en cuánto al uso y abuso en la provisión de hormona de crecimiento. Se remarcó también, la importancia del trabajo conjunto entre distintas especialidades: pediatra de cabecera, endocrinólogos pediatras, nefrólogos, cardiólogos y otras tantas especialidades, de acuerdo a las patologías específicas.

Una vez más, con trabajo y dedicación, enfrentamos el desafío de llevar el tema al ámbito de la reflexión, con la particularidad de ofrecer esta vez, la mirada específica de otra región de nuestro país. Es decir, abordamos  el problema desde la mirada santafecina, entrerriana y bonaerense, con el fin de ampliar la visión  sobre el tema de crecimiento y sus patologías vinculadas.

Una vez más, se cumplió con el objetivo de informar y difundir según lo expresa la misión institucional y en ese camino nos encontramos  con otras voces, otros esfuerzos y otros compromisos de profesionales e instituciones que siguen enriqueciendo  nuestro accionar y nuestros logros.

Conclusiones posteriores al Taller de Padres

Al finalizar el segundo día de las Jornadas tuvo lugar un Taller para Padres a cargo de la Lic. Amilibia. Las experiencias vividas fueron muy enriquecedoras y las conclusiones de los trabajos en grupo puestas por escrito. Les alcanzamos aquí estos comentarios y las reflexiones de Marta. Intenta ser una forma de acercarles la experiencia a quienes no pudieron acompañarnos.

El taller realizado en Rosario permitió a los participantes conectarse con su propia experiencia de discriminación y de autodiscriminación. Sólo a partir de la propia experiencia es que podemos entender los procesos. Pero también les brindó la posibilidad de reflexionar sobre ello y de elaborar una breve conclusión escrita. Esta fue hecha en pequeños grupos ya que creemos que el agrupamiento es la mejor forma de desarrollo que tenemos los seres humanos.

A través de la publicación de estos cuatro trabajos, queremos compartir con todos las conclusiones a las que arribaron estas personas después de reflexionar y comprometerse con sus propios sentimientos, emociones y pensamientos acerca de un tema que tanto nos sensibiliza. Desgraciadamente no nos fueron legibles las firmas de los autores, por eso no figuran al pie de cada escrito.

El orden de presentación elegido es el que pensamos puede hacer más comprensible los contenidos de cada uno de los trabajos.

Primeras Impresiones

"Nos sentimos incómodos por tener que buscar los defectos de otros, sin llegar a conocerlos. Discriminamos por la primera impresión, por lo físico, por los gestos, etc. Estamos más relajados al compartir lo que cada uno sintió. Y, en un futuro, sabemos que no podemos llevarnos por nuestras impresiones, sin llegar a conocer al otro"

Tienen la valentía de expresar sus sentimientos ante una consigna difícil, pueden reflexionar sobre esa experiencia, compartirla y obtener de ello un aprendizaje para el futuro.

Por Nuestros Hijos

"Preocupados por la información que íbamos a recibir. Contentos, satisfechos, informados, preocupados por nuestros hijos. Formar un grupo de padres para mejorar el bienestar de nuestros hijos."

En este segundo grupo la preocupación inicial acerca de un saber, se transforma en preocupación por los hijos y ésta, a su vez, en la posibilidad resiliente de autogestionarse para lograr el bienestar de los mismos.

Posibilidad De Cambio

"Pensábamos que no discriminábamos. Ante la consigna todos nos dimos cuenta de que somos capaces de discriminar. Ponerse en el lugar del otro y tratar de revertir la situación."

Los integrantes pudieron, mediante el trabajo propuesto en el taller, darse cuenta que pueden ser no sólo objeto de discriminación sino también sujetos del mismo acto. Este cambio de perspectiva es el inicio de una postura activa. La única posible para lograr un cambio.

El Futuro De Esperanza

"Llegamos sin saber lo que íbamos a encontrar. Pensábamos que nos íbamos a aburrir. Pero fue muy interesante. Descubrimos que tuvimos derechos que nos ayudarán a ‘apalear’ la situación que debemos afrontar. También saber que nuestros hijos se van a desempeñar normalmente en muchas áreas. En el pasado estábamos atemorizados, con mucha incertidumbre y sufriendo la discriminación y el dolor que producía en nuestros hijos el saber que eran algo diferente. En fin, tenemos mucha esperanza y, dice Dios en su palabra: ‘la esperanza no avergüenza’."

En este texto se describe con sencillez un proceso que va desde el prejuicio, pasando por la experiencia de atravesar miedos e incertidumbres para llegar a la fortaleza que nos depara la esperanza. Pasar, de sentirnos olvidados de Dios, a tomar su palabra como guía.

Agradezco infinitamente a todas estas personas por haber participado del taller y permitirme compartir con ellos estas experiencias de transformación que son, también para mí, una renovación de fe y esperanza.

Lic. Marta Amilibia

Evaluación